Ciruela de Natal (Carissa macrocarpa)




La ciruela de Natal es originaria de la costa del sur de África, y se cultiva en el interior de la antigua región de Transvaal. Es apreciada como seto protector porque posee espinas; además, la ciruela de Natal es un atractivo arbusto con hojas muy decorativas, bonitas flores aromáticas durante casi todo el año y unos frutos que resultan dulces y sabrosos.  

Descripción

 Es un arbusto atractivo, vigoroso, extenso, con abundante savia de consistencia gomosa; puede alcanzar una altura y amplitud de entre 4,5 y 6 m, aunque muchas veces es más pequeño. Las ramas tienen espinas puntiagudas, de doble punta, de entre 3 y 5 cm de longitud.  
Hojas: atractivas, perennes, ovaladas y anchas; entre 2,5 y 7 cm de longitud, de color verde oscuro y coriáceas.  
Flores: tienen una fragancia dulce, sobre todo por la noche; se componen de cinco pétalos blancos; son tubulares y cerosas y miden hasta 5 cm de ancho. Nacen aisladas o en pequeños racimos en la punta de los tallos, durante casi todo el año en regiones cálidas, aunque casi siempre en primavera. Las flores poseen estructuras masculina y femenina, pero estas sólo desempeñan su fucnión si se encuentran en plantas diferentes; por eso suelen clasificarse como dioicas. Las flores masculinas son más alargadas y tienen los estambres mucho más largos que el pistilo. Polinización: en su región de origen, la ciruela de Natal es polinizada por pequeñas abejas, mariposas y otros insectos de la noche. Para incrementar la cosecha, es recomendable polinizar más de una planta, cruzándola con otras cercanas a una colmena.  
Fruto: de forma ovalada-redonda, de 6 cm de longitud y 4 cm de ancho, lisos, envueltos en látex cuando todavía están verdes. Cuando maduran, la piel se vuelve de color rojo cereza y aparece una pequeña flor blanca; finalmente, se forman unas rayas de color rojo carmesí. La carne es suave, muy jugosa, y rosa, con un dulce sabor a arándoano, aunque algunos frutos pueden ser más astringentes, con manchas de savia lechosa. En el centro se encuentran muchas semillas (de 6 a 14) pequeñas, finas, planas, marrones y comestibles.  

Gastronomía

El fruto entero se puede comer fresco, incluyendo piel y semillas, pero hay quien retira las semillas antes. Debido a su sabor a arándano, también se puede añadir a postres frescos, helados, yogures, tartas, pasteles y salsas. Si se cuece, el látex suele pegarse a los utensilios de cocina, que no deben ser de aluminio. Los frutos se pueden procesar para hacer conservas o bien elaborar mermeladas, gelatina, etc. Tambien se puede congelar o secar para un uso posterior.  

Nutrición

Los frutos poseen altos niveles de vitamina C: 60-60 mg/100 g de pulpa. Además, contienen buenos niveles de hierro, cobre, magnesio y potasio. Incluso tienen vitamina B2 y B1.  
Advertencia: exceptuando los frutos maduros, todas las demás partes de la planta pueden ser venenosas.


EmoticonEmoticon